Viajar sin cinturón y con posturas inadecuadas puede ser mortal incluso a velocidades medias

El uso del cinturón de seguridad, así como de los sistemas de retención infantil, es obligatorio tanto para el conductor como para el resto de acompañantes en un vehículo. De no hacerlo, no sólo ponemos en peligro nuestra seguridad, también nos exponemos a una multa de 200 euros, además de la retirada de tres puntos del carné.

A pesar de que desde la DGT y otras instituciones llevan décadas advirtiendo de la necesidad de su uso, así como de circular de con una postura adecuada, un reciente estudio realizado por el Race y Goodyear desvela que millones de españoles viajan en coche en posiciones que, en caso de accidente, son incompatibles con la vida.

Las pruebas se han efectuado a raíz de los resultados de una encuesta en la que millones de españoles confesaban realizar sus desplazamientos con el respaldo recostado, el cinturón de seguridad mal puesto (o incluso sin él), objetos sueltos en el habitáculo, o con los pies sobre el salpicadero del vehículo.

En concreto, el 51% de los encuestados admite viajar con objetos sueltos. Además, uno de cada diez confiesa que lo hace con el respaldo recostado y el 7%, que no utiliza el cinturón. Asimismo, otro 7% reconoce que circula con el cinturón sin ajustar, y un 5% que lo hace con las piernas apoyadas en el sapicadero.

Resultados letales

En base a estos datos, en un 'crash test' se colocó al conductor sujeto con cinturón de seguridad holgado, en una posición cercana al volante; al copiloto, con el respaldo recostado y las piernas en el salpicadero; y al pasajero trasero izquierdo, sin cinturón de seguridad y sujetando en sus brazos a un bebé, y se sometió al vehículo a un impacto frontal a 56 km/h. Y los resultados fueron letales.

Para el conductor:

  • La presión ejercida por el ocupante trasero supera las dos toneladas.
  • Las aceleraciones de cuello y cabeza superan los niveles máximos, haciendo el choque incompatible con la vida.

Para el copiloto:

  • La compresión del tórax supera el doble del límite tolerable por una persona, con causa mortal.
  • La cabeza del dummie golpea contra las piernas, y también supera los niveles máximos.
  • Las piernas, por su parte, rompen la luna delantera, con daños graves.

Para el ocupante trasero:

  • La fuerza que proyecta el adulto es de 3,5 toneladas métricas, aplastando al bebé contra el asiento delantero, primero, y al conductor contra el volante, a continuación.
  • Durante la fase de rebote, el ocupante vuela por el habitáculo, se golpea también contra el techo y finaliza el impacto sobre el cuerpo del bebé. Las consecuencias son también fatales.

Consejos para evitar riesgos

Ante los resultados tan preocupantes en las conductas de los viajeros, con posibles consecuencias tan graves, los responsables de esta prueba han querido remarcar la importancia de los siguientes consejos:

  1. Llevar siempre puesto el cinturón de seguridad, independientemente del tipo de vía, de la plaza utilizada o distancia que se recorra.
  2. Ajustarlo ceñido al cuerpo, evitando ropas gruesas.
  3. Nunca quitarse la banda diagonal: el cinturón de dos puntos pierde eficacia protectora y puede a ocasionar lesiones de gravedad.
  4. Hacer coincidir en altura la parte superior de la cabeza y el reposacabezas. La parte posterior de la cabeza debe quedar a unos 4 cm.
  5. Colocar el respaldo del asiento con una inclinación máxima de 90º + 25º. Recuerda que, cuanto más vertical, más seguro.
  6. La postura ideal es aquella en la que, con la espalda bien apoyada en el respaldo y con el brazo extendido, la muñeca llegue a apoyar sobre la parte superior del volante.
  7. Como conductor, sitúarte a una distancia mínima de unos 30 cm (aprox. un folio) del volante.
  8. Como copiloto, nunca colocar los pies en el salpicadero: airbag y cinturón pierden su funcionalidad y provocan mayores daños.

Los neumáticos, elemento clave de seguridad

Además de circular con una postura adecuada y con los sistemas de retención siempre abrochados también es importante el correcto mantenimiento del vehículo. En este apartado, el buen estado de los neumáticos es necesario ya que son el único punto de unión entre el asfalto y el vehículo. Por este motivo, antes de emprender la marcha:

→ Revisa el desgaste de la banda de rodadura. El mínimo legal es 1,6mm pero conviene cambiar los neumáticos cuando alcanzan menos de 3 mm.
→ Revisa la presión cada 2.000 kilómetros, cada mes o ante un viaje largo, y siempre siguiendo las recomendaciones del fabricante. Y al comprobarla, hazlo conn los neumáticos en frío: rodar menos de 3 km a poca velocidad.
→ Asegúrate que circulas con el tapón de la válvula para asegurar la hermeticidad del neumático.
→ No olvides revisar tampoco la rueda de repuesto si la lleva tu coche.

No lo olvides, viajar con el cinturón de seguridad abrochado correctamente (y usar los sistemas de retención infantil adecuados para cada edad si viajas con ninños) es fundamental para tu seguridad y tus acompañantes. Igual que circular con un vehículo bien mantenido. Y para hacerlo, ponte en manos de tus Talleres de Confianza. Confía en los profesionales de los talleres asociados a Asetra: trabajamos desde siempre para ofrecerte el servicio honesto y de calidad que demandas.