¿Cuáles son las carreteras con los tramos más peligrosos en España?

El Race acaba de presentar el Informe EuroRAP 2019, programa europeo de evaluación del riesgo en carretera, en concreto el de las vías que forman parte de la Red de Carreteras del Estado (RCE), teniendo en cuenta la evaluación de los siniestros durante los tres últimos años, su gravedad y su relación con las características de la vía.

El resultado se estructura según un “Índice de Riesgo”, definido como el número de accidentes mortales y graves ocurridos en un tramo en relación al número de vehículos que pasan por él. Es decir, calcula los tramos de carretera en los que es más probable que una persona sufra un accidente.

En este sentido, son tres las Comunidades Autónomas que sacan peores resultados. En Aragón, uno de cada cuatro tramos analizados de los pertenecientes a la RCE posee un riesgo elevado de accidente (25,98%), muy por delante de Castilla y León (13,66%) y Cataluña 12,71%).

Los tramos más peligrosos de la Red de Carreteras del Estado

El informe señala ocho tramos dentro de la categoría negra, siendo el de la N-541, entre el kilómetro 23,5 y el 33,6, en la provincia de Ourense, como el más peligroso de España. Además, existen otros 53 tramos de riesgo de categoría ‘roja’ (con índice de riesgo entre 50 y 90, para un total de 61 tramos en la RCE que comprometen la seguridad de los conductores y sus acompañantes.

En estos 61 tramos se han producido 100 accidentes mortales y graves que han dejado 31 fallecidos y 95 heridos graves durante el periodo en estudio, lo que supone una media anual de 33 accidentes mortales y graves, 10 fallecidos y 32 heridos graves. La Intensidad Media en estos tramos es de 4.095 vehículos al día.

carreteras más peligrosas 2019 españa

Según los autores del informe, existe algo más peligroso que un tramo de riesgo elevado: aquellos que repiten año tras año. En la edición de 2019 aparecen tres, de categoría negra, que “ya estaban presentes entre los más letales tanto en 2018 como en 2017”. Se trata de los ubicados en la N-642 (en Lugo, entre los km 0 y 8,2), en la N-260 (en Girona, km 117,3 a 179,5) y en la N-234 (en Soria, kilómetros 398,2 a 408,4).

El informe EuroRAP 2019 analiza solo los datos de aquellos tramos de carretera con más de 2.000 vehículos diarios y con más de 5 kilómetros de longitud. Atendiendo a la clasificación del EuroRAP 2019, Huesca concentra seis tramos de riesgo. Y también destacan –de modo negativo– León, Lugo, Ourense y Teruel, todas con cuatro tramos.

En términos generales, aunque los datos siguen siendo alarmantes, se percibe una gran mejoría con el paso de los años ya que, a pesar de un ligero repunte en el informe de 2019, desde que se realiza este informe (2009) se han reducido los accidentes mortales y graves de 11.404 hasta 4.023.

Motos y vehículos pesados 

Una de las malas noticias del informe vuelven a ser las motos. En esta oleada, más del 25% de accidentes graves registrados corresponden a vehículos de dos ruedas, a pesar de que su porcentaje de uso es muy inferior al de los coches. Existen ciertos tramos donde se produce una mayor accidentalidad de los usuarios de motos, y en algunos, esta siniestralidad la sufre en exclusiva el colectivo de usuarios de ciclomotor y motocicleta.

En estos casos, existen principalmente dos tipos de vías consideradas de mayor riesgo: por un lado, vías de alta capacidad donde existe un alto tráfico de motoristas; por otro, tramos de carreteras convencionales en un entorno de montaña con curvas y cambios de rasante, utilizados por este colectivo especialmente en fines de semana. En este tipo de vías la lesividad del motorista es mayor debido a los menores niveles de seguridad pasiva.

El caso opuesto lo encontramos en los vehículos pesados, presentes en cerca del 20% de los accidentes mortales y graves, si bien esta tendencia se va reduciendo a lo largo de los años, llegando a representar el 17,87% en el último año del informe.