Consejos básicos si tienes que desplazarte en coche al trabajo durante el estado de alarma por el coronavirus

El pasado 9 de abril finalizó el permiso retribuido recuperable para los asalariados (es decir, trabajadores por cuenta ajena) que no presten servicios esenciales y no pudieran teletrabajar. Por tanto, se regresa a la situación de antes del 30 de marzo puesto que el estado de alarma continuará vigente hasta, al menos, el 26 de abril.

De este modo, el lunes 13, o el martes 14 en el caso de las Comunidades en las que el lunes era festivo, volvieron al trabajo los sectores no esenciales que desempeñaban su labor antes del mencionado permiso (construcción, gran parte de la industria...).

En este sentido y para evitar riegos de contagio, las autoridades sanitarias han publicado una serie de consejos básicos a seguir tanto antes como durante los desplazamientos a los centros de trabajo.

Consejos para desplazarte en coche al trabajo

El uso del vehículo privado es una opción que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha recomendado para desplazarse al trabajo siempre que sea posible.

Desde el punto de vista sanitario, se trata de un medio seguro, por lo que en caso de que el desplazamiento se realice de forma individual no es necesario llevar mascarilla. Sin embargo, es posible que viaje más de una persona, ya que entre los supuestos en los que se permite circular por la vía pública acompañado figura el traslado al centro laboral.

Así, en el coche (ya sea privado, taxi o VTC) podrán viajar hasta tres personas, un máximo de una por cada fila de asientos, como recoge la última normativa del Ministerio de Transportes, manteniéndose la mayor distancia posible entre los ocupantes. En este caso, sí conviene llevar mascarilla protectora.

De esta forma, si tu elección es el vehículo privado, antes de ponerte en marcha, no olvides sus aspectos mecánicos, en especial si hace tiempo que el coche ha estado parado como puede ser el caso. Es conveniente revisar, sobre todo, el estado de los neumáticos y de la batería, así como comprobar el nivel del aceite, líquido de frenos y limpiaparabrisas.

En el caso de que sea necesario repostar, también hay que extremar al máximo las medidas de seguridad durante el proceso de carga del combustible en la gasolinera para evitar el contagio del coronavirus.

Asimismo, se recomienda extremar la limpieza del vehículo. Se ha constatado que el virus sobrevive en superficies y que en algunas de ellas, como el acero o los plásticos, puede llegar a hacerlo durante tres días.

Por ello, es necesario desinfectar el vehículo después de su uso, pasando una gamuza o papel de cocina impregnado con alcohol de 70º o lejía (disuelta en agua en una proporción 1/10) sobre los elementos que están en contacto con las manos, especialmente los tiradores de las puertas, volante, freno de mano, salpicadero, elevalunas, equipo electrónico...

Distanciamiento social y mascarilla

Sea cual sea la opción de movilidad que elijas, asegúrate de garantizar la distancia interpersonal de dos metros, incluso si el desplazamiento se realiza a pie, para evitar la propagación y el contagio del coronavirus.

Y en el caso de que el desplazamiento al trabajo se realice en transporte público colectivo, autobús, tren o metro, recuerda que debes llevar mascarilla y guardar la distancia de seguridad con los otros pasajeros. En los autobuses, el conductor velará porque se controle el aforo y se respete la distancia interpersonal.

Desplazamientos en furgonetas, furgones y vehículos derivados de turismo

Los desplazamientos para la realización de servicios profesionales en furgonetas, furgones y vehículos derivados de turismo, que disponen de una única fila de asientos, destinando el espacio restante a materiales y herramientas necesarias para la realización de actuaciones de mantenimiento, reparación de las distintas infraestructuras e instalaciones que garantizan la continuidad de servicios para la ciudadanía, tienen consideración distinta.

De este modo, se considera que el transporte en furgonetas de carga puede entenderse como “transporte privado complementario de mercancías” por lo que está permitido que vayan dos personas en la cabina del vehículo, si bien tendrán que observarse las medidas e instrucciones de protección indicadas por Sanidad.