¿Cómo estamos usando el coche durante el estado de alarma? ¿Y después?

El estado de alarma decretado en España para controlar la pandemia de la COVID-19 mantiene confinados en casa a millones de madrileños y españoles. Si bien las medidas de cuarentena se van relajando, aún tardaremos en movernos sin restricciones...

El actual periodo de estado de alarma, prolongado hasta el 9 de mayo, aún limita mucho nuestros desplazamientos. Otra cosa será a partir de ahí, cuando, según el plan de desescalada por fases previsto por el Gobierno, se irá permitiendo cierta actividad económica y también cierta movilidad, si bien desplazarnos más allá de la  Comunidad de Madrid no será posible al menos hasta finales de junio.

El coche siendo una herramienta útil

No obstante, durante este periodo de cuarentena, seguimos usando el coche. Así, según la tercera oleada del Observatorio de Conductores del Race, centrada en el uso del vehículo durante la crisis del coronavirus y en las previsiones para cuando se levante el Estado de Alarma, el 70% de los encuestados afirma haber tenido que conducir durante el confinamiento en algún momento.

Entre ellos, el motivo más recurrente ha sido para hacer la compra (83%), muy por delante de otras casuísticas, como por ejemplo ir a la gasolinera (53%), trabajar o ir a la farmacia (39% ambas), o ir a casa de familiares mayores o dependientes (22%). Un 9% afirma haber utilizado el coche para actividades en las que, antes del confinamiento, usaba otra forma de desplazamiento.

No obstante, no todos han hecho un buen uso del coche: un 6% reconoce haber usado su vehículo para otros motivos no descritos específicamente en el Real Decreto del Estado de Alarma. Y más llamativo es que un 3,5% de los conductores afirma haber cogido su vehículo como ‘excusa’, sin ninguna necesidad real. Esto significaría que más de 900.000 personas han conducido en algún momento saltándose el confinamiento.

¿Estamos cuidado nuestro vehículo en la cuarentena?

Ya hablamos en su momento de la importancia de cuidar el coche, también durante la cuarentena. Sin embargo, no todos los conductores están cuidando sus coches. No en vano, desde que arrancó la cuarentena, menos de la mitad de los conductores, un 43%, ha comprobado el estado de la batería y aproximadamente uno de cada cinco han revisado la presión de los neumáticos.

En cambio, un 20,6% afirma que no ha realizado ninguna operación relacionada con el mantenimiento o la revisión del vehículo. Por ello, no extraña que la mitad de los conductores que ha sufrido alguna incidencia durante sus desplazamientos (un 3,5%), haya necesitado asistencia en carretera.

La movilidad más allá del estado de alarma

¿Y cómo nos moveremos cuando llegue la 'normalidad'? El 20% de los encuestados que iba al trabajo en transporte público cambiará a la movilidad privada cuando todo esto haya acabado, mientras que todos los que lo hacían antes de la crisis lo seguirán haciendo después. 

Además, el 25% de los conductores habituales que se desplazaban andando al trabajo también usarán su coche para sus desplazamientos laborales desde que se acabe el confinamiento.

En cuanto a los viajes y escapadas en verano, sólo un tercio se ha planteado qué va a hacer durante las vacaciones, destacando las opciones de pasarlo en su segunda residencia (34,4%) y aquellos que, pese a no haberlo reservado aún, pasarán el periodo estival en algún lugar de España.

Y es que más de la mitad de los conductores (55,5%) han tenido que cancelar un viaje por carretera en lo que llevamos de estado de alarma. Entre ellos, más de la mitad han sido desplazamientos de fin de semana, pero también vacaciones largas (32%), viajes de trabajo (17,5%) y reuniones y acontecimientos familiares (bodas, bautizos, etc, con un 14,5%).