¿Sabes cómo usar el coche en las distintas fases de la desescalada?

El inicio de la Fase 0 de la desescalada ha introducido algunos cambios en las normas en cuanto al uso del vehículo propio.

Mientras se confirma o no si la Comunidad de Madrid se mantiene en esta fase o pasa a la Fase 1, resumimos las variantes más significativas en cuanto a número de ocupantes, protecciones, distancias... Y cómo irá evolucionando la normativa a medida que se superen nuevas fases.

Hasta ahora, el uso del coche privado estaba limitado a dos miembros de la misma unidad familiar o convivientes, uno en cada fila de asientos, para respetar así la distancia social. También se permitía hacerlo acompañado de "personas con discapacidad, menores, mayores, o por otra causa justificada".

Qué se puede hacer con el coche en Fase 0

Con la Fase 0, desde el 4 de mayo y hasta que Madrid salga de ella, el uso del coche sólo está permitido su uso para realizar las actividades permitidas: ir a la compra, a la farmacia, a trabajar (si no estamos teletrabajando), para acudir a los servicios médicos... y para acudir a los comercios a los que se les ha permitdo abrir con cita previa (recogida de comida en restaurantes, peluquerías, clínicas de fisioterapia...).

Además, en un coche convencional pueden viajar cuatro personas pero siempre con mascarilla y guardando la máxima distancia posible. Es decir, los ocupantes tendrán que situarse en los extremos.

En el caso de vehículos profesionales con una única fila de asientos se aplica la misma norma: máximo dos personas (aunque el vehículo tenga tres plazas), con mascarilla y guardando la mayor distancia posible.

"En los transportes privados particulares y privados complementarios de personas en vehículos de hasta nueve plazas, incluido el conductor, podrán desplazarse dos personas por cada fila de asientos, siempre que utilicen mascarillas y respeten la máxima distancia posible entre los ocupantes", reza el artículo 2 de la Orden del Ministerio de Transportes TMA/384/2020, publicada el 3 de mayo, con señalan en El Mundo.

Además, la Orden del Ministerio de Sanidad SND/386/2020, también de 3 de mayo, introduce otra novedad, ya que se podrá compartir el coche con personas sin que estas convivan en el mismo domicilio, aunque en este caso con una limitación mayor. "Se permite el uso compartido de vehículos privados limitado a un conductor y a un ocupante, que deberá ir en la parte trasera del vehículo".

No obstante, también señala que "las personas que residan la misma vivienda podrán compartir un mismo vehículo con la única limitación del número de plazas autorizadas para el mismo".

Uso del coche en las Fases 1 a 3

De cara a las siguientes fases (1, 2 y 3) habrá que esperar su desarrollo legislativo para poder tener una información precisa de las condiciones de movilidad que se permitirá en cada una de ellas.

Por el momento, para la Fase 1 está previsto que se permitirán reuniones de hasta 10 personas, tanto en domicilios como al aire libre, lo que podría suponer alguna nueva medida de ampliación en cuanto a los desplazamientos en vehículo privado.

En la Fase 2 ya se podrán hacer desplazamientos intraprovinciales para desplazarse a segundas residencias. En el caso de Madrid, por ejemplo, se podrá viajar a las casas de la Sierra, siempre sin cruzar el límite de la provincia.

Y para la Fase 3, el Gobierno ya ha manifestado su intención de "flexibilizar la movilidad general", aunque habrá que ver en qué términos se establecen. Hasta la fecha, el plan del Ejecutivo es no permitir los desplazamientos entre provincias hasta la llegada de la etapa de 'nueva normalidad', esto es, a finales de junio, en el mejor de los casos.

¿Es necesario llevar mascarilla en el coche?

Desde el 4 de mayo, como hemos visto, la ocupación máxima de los vehículos particulares se ha flexibilizado, ya que ahora se permite que viajen dos personas por cada fila de asientos. En este supuesto, dado que no se puede respetar la distancia social, las mascarillas se han establecido como obligatorias.

Asimismo, las mascarillas son obligatorias también para los ocupantes de los taxis y VTC de hasta nueve plazas en los que viaje más de un ocupante por fila. En este caso, la fila delantera solo podrá ser ocupada por el conductor.

En cualquier caso, la mascarilla debe estar bien colocada y debe tener un tamaño adecuado. De este modo, si un agente de tráfico observa que dificulta tu visibilidad y tu libertad de movimientos, podrá multarte. Un sanción que va desde los 80 a 200 euros, en función de la gravedad de la infracción, aunque no resta puntos en el carné de conducir.