Consejos para antes de coger el coche tras el confinamiento

Un vehículo parado, en contra de lo que podría pensarse, sufre incluso mayor deterioro que cuando se hace un uso constante de él. Por eso, era tan importante prestarlo atención durante la cuarentena por el coronavirus.

No en vano, elementos como la batería, los neumáticos, los conductos de refrigerante y de combustible, y un sinfín de juntas pueden deteriorarse con el paso del tiempo hasta el punto de constituir un problema de fiabilidad y un peligro para la seguridad.

Por esta razón y para prevenir posibles consecuencias a la hora de volver a retomar el uso del coche, el Centro de Estudios Ponle Freno-Axa de Seguridad Vial ha elaborado un decálogo de medidas y consideraciones que se deberían observar antes de volver a utilizar el vehículo en caso de que se haya visto afectado por el confinamiento:

1. Comprobar los niveles, antes de arrancar el vehículo, de fluidos como refrigerante, aceite o combustible y, en caso de detectarlas, rellenarlos para recuperar los niveles adecuados.

2. La batería puede haberse descargado. Antes de poner el contacto para arrancar, apagar luces, ventilador, equipos de sonido, luces interiores, etc… y accionar la puesta en marcha con el embrague pisado a fondo para que el motor de arranque no tenga que arrastrar los engranajes del cambio.

3. Revisar posibles fugas antes y después de poner en marcha el vehículo. "En automóviles antiguos y con motores de gasolina los conductos de combustible de goma se suelen agrietar y es posible que aparezcan fugas, con el consiguiente riesgo de incendio".

4. Dejar que el vehículo coja temperatura. "Mantener el coche al ralentí un par de minutos y en punto muerto para que también el aceite del cambio se mueva un poco".

5. Accionar también el pedal de freno y el del embrague para que ambos sistemas hidráulicos se activen. "Es posible que las juntas de goma se hayan resecado y podrían no dar la estanqueidad necesaria en el circuito. Igualmente, si la distancia al bordillo lo permite, girar la dirección lentamente de tope a tope para hacer circular el fluido por el circuito hidráulico de la servodirección".

6. Comprobar las luces (incluidas las de freno), también antes de iniciar la marcha. Es importante verificar que funcionan correctamente y que no hay ninguna bombilla fundida.

7. Limpiar los cristales (sobre todo el delantero y el trasero) y los espejos. También se debe comprobar que las ópticas, sobre todo las posteriores, tienen la limpieza suficiente para que su luminosidad sea adecuada.

8. Revisar la presión de los neumáticos. Salir con tiempo suficiente porque el primer destino debe ser la estación de servicio para llenar el depósito de combustible (si es necesario), para reponer la presión de los neumáticos que, a buen seguro, habrán bajado significativamente. Y para un lavado rápido. El polvo, excrementos de pájaros, hojas... son corrosivos y deterioran la pintura cuando se mantienen mucho tiempo sin limpiar.

9. Conectar al aire acondicionado. Independientemente de la temperatura, se debe conectar para que el gas circule por el circuito y se mantenga operativo. Además, podrás comprobar si enfría correctamente.

10. Circular durante unos 45 minutos. El primer recorrido tras un largo periodo de inactividad debería ser largo para que todos los sistemas tomen la temperatura adecuada, los fluidos circulen y los diferentes órganos y juntas trabajen el tiempo suficiente para recuperar toda su operatividad.

Y si notas cualquier ruido, humo extraño o comportamiento anómalo, acude a tu Taller de Confianza donde podremos comprobar el funcionamiento de tu coche. Recuerda que los talleres asociados de Asetra trabajamos desde siempre para ofrecerte el servicio honesto y de calidad que demandas ¡Encuentra el tuyo!